¿Qué son las intolerancias alimenticias?

Los alimentos que son fuente de vida y placer, pueden convertirse en algunas personas en la causa de porqué pierden la salud. Esto ocurre cuando se producen las reacciones adversas a los alimentos y más comúnmente pero imprecisamente llamadas intolerancias alimentarias.

Hablar de intolerancias alimentarias es muy general, así que hemos de saber con un mínimo de precisión cuál es el mecanismo de esa reacción adversa. Se comentan los más divulgados, que no por eso son los más importantes:

Intolerancia Alimentaria

La sufren personas que les faltan determinados enzimas y por tanto no pueden digerir ciertos alimentos. Se debe a la formación de anticuerpos frente a proteínas de determinados alimentos, pero no del tipo E (propio de las alergias), sino en una primera etapa del tipo IgA y tras múltiples estímulos del tipo a la formación de IgG. Por ello en numerosos casos se utiliza el test de intolerancia alimentaria, que se basa en una extracción de sangre que permite analizar la reacción de los anticuerpos del paciente ante más de 200 alimentos e identificar aquellos que causan rechazo para así eliminarlos de la dieta del paciente. 

Es un test demasiado extenso y poco discriminativo, para obtener buenos resultados en la calidad del régimen de comidas del paciente y se suelen restringir los alimentos productores de intolerancia “de por vida”.

iconos-alergia-alimentaria

Alergia a un alimento

Es una reacción que se produce de una forma casi inmediata a la toma del alimento aunque en algunos casos puede tardar minutos u horas. Suelen ser reacciones a veces violentas y pasan de ser desde una urticaria leve hasta ocasionar la muerte instantánea. Normalmente el comensal afectado lo sabe y lo ha de advertir, simplemente asegurarse que ningún componente del plato lleve el producto. Hay que tener especial cuidado con frutos secos, huevo y leche.

Las intolerancias alimenticias son muy comunes, hasta el 40% de la población puede estar afectada de alguna manera.
Dr. Ángel García

Celiacos

Son personas que no toleran el gluten y el gluten está presente en casi todas las harinas. Por regla general llevan una vida normal si no toman gluten o puede ocurrir que sean celiacos en una forma leve y no estén diagnosticados. Se les puede cocinar con una harina sin gluten sin mayor problema.

dieta-sin-gluten

Intolerancia a la lactosa

La lactosa es el azúcar más abundante de la leche y está compuesta por una molécula de glucosa unida a otra molécula de galactosa. Para poder digerirse, la lactosa debe separase en sus dos componentes que ya pueden ser absorbidos por el organismo. Esta hidrólisis tiene lugar en el intestino mediante una enzima llamada lactasa. En los humanos la producción de lactasa es máxima tras el nacimiento y va disminuyendo con la edad. 

En algunas personas la lactasa se mantiene en unos niveles suficientes para poder seguir digiriendo la lactosa, mientras que en otras la lactasa desaparece por completo dando lugar a la aparición de la intolerancia a la lactosa o hipolactasia. Se calcula que un 30% de los adultos son intolerantes a la lactosa.

En la clínica FEHV se realiza una prueba genética muy avanzada, que permite diagnosticar con una precisión del 100% la intolerancia a la lactosa.

En las personas con esta afección, ya que la lactosa no puede ser absorbida por las células del intestino, esta es captada y digerida por la flora bacteriana intestinal, y el resultado de ello es la aparición de síntomas como dolor de estómago, sensación de hinchazón, gases, náuseas, diarrea, cansancio, trastornos del sueño, etc. Estos síntomas no son exclusivos de la intolerancia a la lactosa, por lo que es muy importante conocer si realmente se debe a la hipolactasia, que es una enfermedad que está determinada genéticamente. También existe otro tipo de intolerancia a la lactosa, denominada secundaria, que no es de origen genético y que puede deberse a tener una gastroenteritis infecciosa, otras enfermedades intestinales, ciertos medicamentos, etc. En estos casos la intolerancia desaparece cuando se resuelve la causa que la induce.

Por estos motivos, cuando se presentan síntomas de intolerancia a la lactosa, es muy importante conocer si ésta es de origen genético (intolerancia permanente) o no (intolerancia temporal) a fin de tomar las medidas adecuadas en cada caso.

Histaminosis Alimentaria No Alérgica (HANA)

Es un problema más frecuente de lo que se suele pensar, pudiendo afectar hasta a un cuarenta por ciento de la población. Se caracteriza por dos aspectos:

 

  1. Es una reacción silente, es decir, el comensal no pierde la salud inmediatamente, pero va detectando, por ejemplo, que los restaurantes no son su sitio para comer y se termina apartando de los compromisos sociales. Excepto cuando sabe que puede comer con seguridad.

  2. Produce enfermedades crónicas como: migrañas, cualquier tipo de jaqueca, fatiga crónica, fibromialgia, estreñimiento y diarrea, deshidrataciones intervertebrales, hinchazón, dolores articulares , sequedad de boca o babeo nocturno, así como muchos otros síntomas que llevan a un deterioro progresivo de la salud hasta tal punto que un treinta por ciento de los pacientes requieren tratamiento psiquiátrico por depresiones.

El mecanismo es una liberación lenta de la histamina contenida en las células de la persona afectada y que esta histamina va impregnando todos los tejidos y ocasionando los síntomas.

En principio cualquier alimento puede ocasionar el problema, pero según nuestra experiencia, en un ochenta por ciento son las proteínas lácteas y en un cuarenta por ciento la harina de trigo. Parece ser que está más relacionado con la frecuencia del consumo que por cualquier otro motivo.

Para diagnosticarlo, se utiliza el test de liberación de histamina (TLH), que se basa en una extracción de sangre que permite analizar la concentración de histamina endógena que produce el paciente ante los alimentos básicos más utilizados en la dieta, que suelen ser nueve, para así poder elaborar una dieta terapéutica adecuada y personalizada a las necesidades del paciente. Da buenos resultados en cuanto a la mejoría clínica y permite posteriormente evaluar la reintroducción del los alimentos restringidos mediante nueva analítica de sangre.

SOLICITA INFORMACIÓN SIN COMPROMISO

Aprenda más sobre las enfermedades del hígado

Card image cap
Hepatitis Autoinmune

Es una enfermedad inflamatoria crónica progresiva del hígado que puede acabar en cirrosis hepática.

Saber más
Card image cap
Hepatitis C

La hepatitis es una inflamación del hígado, y en el caso de la hepatitis C, causada por la infección con virus C de la hepatitis (VCH)

Saber más
Card image cap
Hepatitis Criptogénica

Es una enfermedad del hígado de carácter inflamatorio y puede desarrollarse de forma crónica.

Saber más
Card image cap
Hepatitis E

La Hepatitis E es una enfermedad inflamatoria aguda del hígado que puede derivar en hepatitis fulminante.

Saber más
Card image cap
Infección oculta por virus C

Hasta un 30% de los pacientes con hepatitis criptogénica pueden tener como causa la infección oculta seronegativa por virus C de la hepatitis (IOC).

Saber más
Card image cap
Hepatitis A

La Hepatitis A es una enfermedad inflamatoria aguda del hígado, causada por la infección con virus A de la hepatitis (VAH).

Saber más